Tuve la oportunidad de hospedarme en un hermoso apartamento en la Isla de Sal, en Cabo Verde, y puedo decir que fue una experiencia increíble. El apartamento era moderno, acogedor y tenía todas las comodidades que necesitaba para una estadía confortable.

La ubicación era simplemente perfecta. Estaba a pocos pasos de la playa, lo cual me permitió disfrutar de impresionantes vistas al mar y puestas de sol de ensueño. Además, había numerosos restaurantes, tiendas y actividades al aire libre cerca del apartamento.